Cuidándonos del maquillaje

No es un secreto que a las mujeres les encanta el maquillaje, sin embargo hay que tener cuidado con él.


Desde hace muchos años el maquillaje ha sido sinónimo de belleza en las mujeres, y es que éste logra cubrir todo aquello que no quieren que se vea y al mismo tiempo resalta todos aquellos detalles que deseen que se noten un poco más. Lo que muchas no saben, es que, el maquillaje es un arma de doble filo ya que, así como las hace lucir más hermosas, si no se tiene el debido cuidado (específicamente el aseo correcto), éste puede causar una serie de problemas oculares.

Un estudio realizado hace unos años, mostró que una de cada cuatro mujeres ha sufrido molestias oculares debido al uso del maquillaje. Las consecuencias del uso continuo de éste pueden causar problemas a corto, medio y largo plazo; los riesgos aumentan si se utilizan lentes de contacto o en personas que sufren de alergias.

Es bastante importante tener en cuenta que, cuando los cosméticos se colocan muy cerca del ojo, pueden migrar hacia la superficie ocular ya sea por mecanismo directo, por mecanismo de succión debido a la tensión superficial de la lagrima o por el parpadeo o frote de los párpados. Entre los problemas más comunes que podemos mencionar son: la conjuntivitis, blefaritis, irritación ocular y afecciones a la lagrima.

Algunas mascaras de pestañas contienes finas fibras de nylon con el propósito de darles mayor longitud y volumen, pero estas fibras pueden depositarse en la superficie ocular provocando irritación y molestas. En el caso de las pestañas postizas se utilizan productos como pegamentos muy corrosivos los cuales al entrar en contacto con los ojos pueden producir erosiones importantes, los productos “waterproof” o resistentes al agua contienen componentes similares a los disolventes que se usan en las pinturas al óleo, causando molestias y aumentando el riesgo a diferentes afecciones oculares ya mencionadas.


TIPS PARA EVITAR AFECCIONES OCULARES

  • Las personas que sufren de alergias es recomendable elegir productos hipoalergénicos y evitar componentes con metales pesados como aluminio, cobre y zinc.
  • Retirar el maquillaje de manera minuciosa cada noche.
  • Verificar constantemente la fecha de vencimiento de cada producto cosmético.
  • Evitar compartir productos cosméticos con otras personas.
  • Evitar maquillar el lagrimal y ceñirse a la zona interior de las pestañas.
  • Lavar las brochas de maquillaje constantemente.
  • Si presentas alguna reacción o molestia ocular, eliminar el uso del cosmético y acudir al médico para tratar los síntomas a tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *